Panorama: Guatemala

Nota de prensa

UNICEF llama a la adopción de medidas específicas para atender a la niñez afectada por la tormenta Agatha

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala, 17 de junio de 2010 -  UNICEF recomienda seis acciones urgentes y específicas para atender a la niñez afectada por la tormenta Agatha y durante cualquier situación de emergencia.

  • Mejorar la identificación, registro y atención individualizada en albergues y comunidades afectadas.
  • Retornar a las escuelas lo antes posible.
  • Garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, particularmente en niños y niñas menores de cinco años.
  • Proteger a la niñez contra abusos, maltratos y secuestros.
  • Prevenir enfermedades en albergues y comunidades afectadas.
  • Garantizar agua segura y saneamiento. 

“La aplicación de estas seis recomendaciones básicas y urgentes permitirá atender de manera efectiva a los niños, las niñas, las y los adolescentes afectados por la tormenta Agatha, así como prevenir tragedias mayores”, expresó Adriano González-Regueral, Representante de UNICEF.

UNICEF está atendiendo desde el primer día a los afectados por la emergencia, especialmente a la niñez y la adolescencia, en coordinación con el Gobierno y el Sistema de las Naciones Unidas.

Durante la primera semana después de la emergencia, UNICEF coordinó su respuesta con las autoridades nacionales, la sociedad civil implicada en la ayuda humanitaria y las Naciones Unidas en cuatro esferas prioritarias: nutrición, agua y saneamiento, y protección de la infancia, con la movilización inmediata de 500.000 dólares estadounidenses(4.000.000 de Quetzales) y la búsqueda de fondos adicionales.  

A corto plazo, UNICEF continuará colaborando con el país en la etapa de rehabilitación con el apoyo financiero del Fondo Central de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas y la comunidad internacional, reforzando el seguimiento a sus seis recomendaciones.

Las recomendaciones de UNICEF

Mejorar la identificación, registro y atención individualizada en albergues y comunidades afectadas. Esta medida es esencial para verificar la situación de cada niño, niña y adolescente, así como para brindarle una atención individualizada y especializada para prevenir la violación de sus derechos, promover la reunificación familiar en los casos que sea necesario, atención adecuada a aquellos niños y niñas no acompañados, garantizar su rehabilitación, salud y bienestar.

Retorno a las escuelas lo antes posible. El regreso a la normalidad escolar, donde sea posible, es una de las formas más eficaces de contribuir al retorno de la normalidad en la vida de los niños y las niñas, contribuye a la rehabilitación psicosocial tras los traumas de producidos por cualquier emergencia y ayuda a los padres de familia a concentrarse en las actividades de reconstrucción.

Seguridad alimentaria y nutricional. Se deben reforzar los sistemas de vigilancia nutricional, especialmente en los albergues, para detectar y prevenir la desnutrición infantil. En los casos de riesgo nutricional se debe prestar atención especializada en los servicios de salud. La lactancia materna se debe promover de manera exclusiva para todos los niños y las niñas menores de seis meses y la alimentación complementaria adecuada para todos aquellos con más de seis meses de edad.

Protección contra abusos, maltratos y secuestros. Los responsables de los albergues, las autoridades comunitarias y municipales, así como las instituciones nacionales que velan por la protección de la infancia, deben redoblar sus esfuerzos en situaciones de emergencia para evitar cualquier abuso, maltrato, secuestro de la niñez, especialmente las niñas y las adolescentes. Los padres de familia y los miembros de la comunidad deben denunciar cualquier intento de violación a los derechos de la infancia a las instancias correspondientes.

Prevención de enfermedades. Todos los niños, las niñas y adolescentes damnificados y víctimas de situaciones de emergencia deben recibir atención médica especializada para evaluar sus condiciones y emprender las acciones necesarias para su recuperación. De manera especial se debe vigilar la condición de salud de los niños y las niñas, con énfasis en los menores de cinco años, y promover la vacunación cuando ésta sea apropiada.

Garantizar agua segura y saneamiento. Los albergues y las comunidades afectadas deben contar con agua segura y saneamiento adecuado (tratamiento de residuos y manejo higiénico de los alimentos) para prevenir enfermedades como diarreas e infecciones respiratorias.

Apoyo inmediato de UNICEF

NUTRICIÓN

  • Vigilancia nutricional en albergues.
  • Tratamiento adecuado a niños y mujeres identificados con desnutrición.
  • Evaluación y promoción de la lactancia materna y alimentación complementaria adecuada.
  • Dotación de vitaminas y minerales en polvo.

AGUA, SANEAMIENTO E HIGIENE

  • Apoyo operacional, técnico y financiero para evaluar la disponibilidad y el uso de agua para consumo humano en los albergues y las comunidades afectadas.
  • Apoyo en movilización de técnicos de salud para el asesoramiento en los albergues y las comunidades afectadas sobre manejo de agua segura, desinfección y saneamiento ambiental.

EDUCACIÓN

  • Promoción del retorno a las escuelas en los lugares donde sea posible.
  • Apoyo psicosocial especializado para niños y niñas en albergues y en las comunidades.
  • Dotación de mochilas con útiles escolares.

PROTECCIÓN INFANTIL

  • Evaluación, análisis y seguimiento de casos de niños y niñas huérfanos y/o no acompañados.
  • Verificación de identidad y apoyo social.

 

Datos y cifras

Según la Coordinadora Nacional para la reducción de Desastres, CONRED, las víctimas y los daños causados por la actividad del volcán Pacaya y de la tormenta tropical Agatha al 8 de junio fueron los siguientes:

  • 397.808 personas afectadas
  • 133.102 personas en riesgo
  • 162.857 personas evacuadas
  • 113 personas desaparecidas
  • 154 personas heridas
  • 174 personas fallecidas
  • 39.160 viviendas dañadas

 A 15 de junio, CONRED informó acerca de 18.626 personas atendidas en 184 albergues.

Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja sobre el terreno en más de 150 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida desde la primera infancia hasta la adolescencia. El mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo, UNICEF apoya la salud y la nutrición de la infancia, el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y niñas contra la violencia, la explotación y el SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF y su trabajo, sírvase visitar www.unicef.org.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Parisa Nabili, UNICEF Guatemala,
correo electrónico: pnabili@unicef.org.

Tamar Hahn, UNICEF América Latina y el Caribe
correo electrónico: thahn@unicef.org.


 

 

 

Búsqueda